Encuentros gay madrid

He leído y acepto las Política de privacidad.


  • Chat Gay Madrid?
  • Una ruta por Madrid en busca del cruising perdido - VICE.
  • yu gi oh zexal capitulos español latino.

Calle Trujillos, 7, Madrid, España. Nuestras Redes: Facebook Twitter Instagram Saunas gays en Madrid: Sauna Center.

Zonas de Cruising Gay de Madrid

Sauna Gran Via. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Skip to content. Barra 1. Barra 2. Cabina DJ. Zona 1. Zona 2. Zona 3. Bunker Beds. Laberinto Dark. De La carretera de La Dehesa de la Villa divide en dos la zona de sexo. Los baños de grandes centros comerciales ubicados en los extremos de la calle Preciados también son un refugio para este placer. Lo son también los aseos de grandes estaciones como Atocha , Chamartín y otros centros comerciales de toda la región.

7 lugares donde ligar en Madrid: Gays

El listado es interminable: Basta una mirada, seguida de una persecución consentida para saber lo que se busca, especifican en los foros. En los pabellones de la Feria de Madrid hay dos opciones para esta modalidad: En algunos casos es previo pago, pero en la mayoría, es gratis y voluntario. Toda la actualidad de Local. Todas las noticias de Madrid.

Ver previsi? Ver previsión fin de semana.

Busca un alojamiento

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer Mapa Web. Cope Línea Editorial. Formulario Tiempo Selecciona localidad. El tiempo en: Definitivamente El Corte Inglés no es un lugar que me resulte sexy en absoluto.

Guía Gay Madrid Hornet: ¡Bares Gay, Saunas, Eventos, Museos y Mucho más!

Cuando entro en los baños de la segunda planta, identifico en un urinario a un hombre que había visto en la escalera anteriormente. A su lado, un niño pequeño y al lado de él, probablemente el padre del niño. La imagen me resulta espeluznante. Para no olvidarme de contaros esto, hago una foto sigilosamente y me voy. Cuando salgo por la puerta y ya fuera del recinto de los baños, alguien me agarra del brazo, con fuerza. Es él. Se dio y cuenta y me obligó a borrar las fotografías. Me entra mucha impotencia, tengo muchas ganas de enfrentarme a él, de decirle que adelante, que llame a la policía y que yo les diré lo que estaba haciendo él en presencia de niños pequeños, que les enseñaré las fotos.

Pero decido callarme y le enseño el móvil. No soy nadie para decirle eso y, en realidad, tiene razón. Borro las dos fotos que había hecho y me voy. Al irme me insulta y me amenaza. Pues eso. Salgo del centro comercial bastante contrariado, con el corazón latiéndome fuerte, pero también con una idea clara: Nadie debería exponer a la infancia a la sordidez que he vivido en estos baños. Sólo me quedan dos lugares por visitar: Por el parque hay, sobre todo, personas paseando perros y otras haciendo deporte.

Hace mucho frío, pero no tengo ropa de deporte, así que no tiene sentido que me ponga a trotar, de momento. Busco un sitio donde sentarme a esperar y ver quién llega. Cuando los niños se van, los mayores vienen a jugar aquí. A otra cosa. En seguida aparece una persona que, ni lleva perro, ni ropa de deporte. Camina mirando a su alrededor, y solo puede venir aquí a esta hora a una cosa, así que decido seguirle.


  • Una ruta por Madrid en busca del cruising perdido.
  • gay barcelona wednesday night.
  • chat gay latin.
  • numero de telefono ferreteria gay?
  • Guía Gay Madrid Hornet: ¡Bares Gay, Saunas, Eventos, Museos y Mucho Más!?

Con sigilo, porque he aprendido la lección. Y se mete en los arbustos. Es noche cerrada y dentro de los arbustos hay oscuridad total.

Decido ir tras él, me adentro en la maleza, pero por culpa de mi medida cautelar, lo pierdo. No intuyo mucho movimiento, pero tienen que estar practicando sexo. Es ahí cuando me lo encuentro de frente. No quiero que piense que estoy husmeando, así que le miro, intento buscar complicidad, pero no me acerco a él.

Y de repente me siento, no me preguntéis por qué, a salvo.

El Corte Ingés de Callao, un cruising rancio y maloliente

Pero camino firme, sin mirar qué pasa a mi espalda. Entro a desentumecerme y ordenar las notas que he ido tomando a una cafetería del paseo Pintor Rosales.

Guías de Madrid

Me pido una Mahou, doble. Y me descubro pensando que la idea que yo tenía sobre el cruising y la realidad que me he encontrado no se diferencian tanto. Y me pregunto si lo mismo es que el buen cruising, el cruising de calidad, se ha trasladado a lugares menos céntricos.